Del 4 al 7 de septiembre hemos tenido el encuentro anual de jóvenes profesas de nuestra Federación de Andalucía en la Casa de Ejercicios San Pablo en Dos Hermanas (Sevilla). Han sido días de gracia y de agradecimiento al Señor por dos motivos: primero, por poder compartir con hermanas jóvenes, algunas nuevas y también por recibir clase de otra hermana joven, Teresa Gil (Religiosa Teresiana)

El tema que expuso ha sido: Relaciones Interpersonales en la vida comunitaria. Aunque era continuación del año pasado, para algunas fue nuevo. El día 4 llegamos para el almuerzo y por la tarde tuvimos el primer encuentro, o sea, reencuentro para algunas, donde compartieron sus experiencias del curso anterior con las que no asistimos el año pasado. Después, la profesora nos invitó a hacernos algunas preguntas: ¿cómo ha sido nuestro viaje? ¿Con qué disposiciones venimos? Todas con naturalidad y sencillez expresamos cogiendo unas imágenes que ella había dejado en el suelo, era para disponernos a lo que venía después. Cada una cogimos según nos identificábamos; por ejemplo, algunas cogieron un avión porque venían con ganas de profundizar más sobre el tema y otras cogimos coche, barco, etc…

En las siguientes clases presentó: crecer en la amistad, un camino de libertad y plenitud, claves de crecimiento humano y espiritual para una vida plena. Por supuesto, todo ha sido muy interesante: las dinámicas de Teresa Gil fueron muy amenas, ella desde su experiencia de mujer y consagrada y también de vivir como nosotras, con otras hermanas. Pudo compartir sus experiencias comunitarias con claridad y sencillez, nos ha mantenido en búsqueda de nuestro ser de mujeres y consagradas para poder vivir la amistad en su sentido más profundo. Para mí ha sido el encuentro más bonito que he tenido hasta ahora, y muy enriquecedor en todos los sentidos, era la primera vez que asistía a un curso dirigida por una mujer y confieso que en otras no me perderé si Dios quiere.

La manera de comunicar de Teresa Gil nos ha mantenido cada día con más interés. En fin, ha sido unos días de mucha ganancia, todo para vivir las relaciones dentro de una Comunidad y con hermanas de todas las edades.

Las que asistimos y compartimos fuimos diez hermanas, vivimos unos días muy lindos, dentro de nuestro clima carmelitano. La última noche nos despedimos con bailes multiculturales; hasta la hermana Teresa demostró su arte de bailar sevillanas.

Un gran abrazo

  • Hna. Rosario

Carmelo de Fuente de Cantos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *