El Carmelo Teresiano, expresión renovada del Carmelo, fue orientado por nuestra fundadora, santa Teresa de Jesús, para vivir el Evangelio como pequeñas comunidades fraternas, dedicadas en retiro y soledad, a la oración y contemplación, animadas y sostenidas por un fuerte sentido apostólico y misionero.

Teresa de Jesús, mujer excepcional, genial escritora, santa y Doctora de la Iglesia, recibió del Señor un don, un carisma, que ha enriquecido de modo singular la vida eclesial, proyectando una nueva y potente luz sobre el misterio de la relación entre Dios y el hombre.

Ella nos revela, a través de su propio itinerario espiritual, que somos morada de Dios vivo, que podemos relacionarnos con El en diálogo íntimo, profundo y amistoso, describiendo con riqueza de símbolos la belleza y dignidad del alma humana creada y dotada de capacidades infinitas para esta comunión con Dios.

El Origen del Carmelo Descalzo o Teresiano hay que buscarlo allí, en ese diálogo de Teresa de Jesús con el Dios-Hombre cuya presencia viva experimenta. Es Jesús que sufre en la historia, y a quien ella intenta de alguna manera ayudar. Los males de su tiempo se convierten para ella en desafío y le impulsan a profundizar en su ideal fundacional: no creará un recinto de tranquilidad para ella y sus monjas, sino un lugar de compromiso radical desde la misteriosa fuerza de la oración.

Por eso, la carmelita teresiana vive este misterio oracional como encuentro personal y amoroso con Jesús, “en quien reside la plenitud de la divinidad”; es Él quien da sentido a su estilo de vida y siembra en su corazón el amor universal y la necesidad de asociarse a la Redención de todos los hombres, comprometiendo su existencia en una vida de entrega, de fe, esperanza y amor.

Te invitamos a conocer los testimonios de algunas hermanas: ver enlace.

Documentos relacionados:

Vivir en obsequio de Jesucristo: el seguimiento de Jesús en el Carmelo contemplativo femenino.

Meditar día y noche la ley del Señor.

Grandes muros son los de la Pobreza.

Poner la propia voluntad en la de Dios.

3 comentarios

  • María del Carmen

    Me he quedado anonadada al ver cuánto han estudiado, analizado, reflexionado…acerca de la pobreza y comparándolo con lo que he leído en los Evangelios o como la mencionaba (más bien soslayaba) el buen JHS lo de vds es más que un Doctorado Cum Laude, además documentado con copiosísima Bibliografía al final, no lo he leído entero, aunque lo haré y no estoy de acuerdo con todo lo que he leído pero me ha llamado la atención q mencionan poco la palabra Justicia y nada la palabra equidad

  • María del Carmen

    Muy interesante todo lo que tiene que ver con la Orden Carmelita Descalza, especialmente con la vertiente femenina las tres Teresas; de JHS, de Lissieux, Stein, ni cansan ni se cansan, crecen con el Tiempo, aunque mi preferido es S. Juan, delicado es Dios que tanto ha dotado a este Jardín especialmente en ellas pero hasta aquí llegué siguiendo las huellas de Fr Felipe Sainz de Baranda a través de un Poema de Hermana Lucía C. de La Trinidad y es que me preguntaba cómo le conmemorarán? Bendiciones y muchas Gracias

  • maracarmen

    Qué bonito lo de la Lectio Divina, yo empecé a creer algo en JHS cuando un Sacerdote, Misionero carmelita me leyó el Capítulo 3 de San Juan, fué hace décadas y aún permanece la Magia, creo que un poder así, transmitir el Espíritu Santo que cohabita con el Hijo, esa corriente divina…es el mayor don, función, labor… q puede detentar un Ser humano, es dar Vida, y vida q se renueva desde la misma Fuente aunque de otra forma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *