¿Quién nos separará del amor de Dios? Viendo el caos violento que hay en el mundo, el sufrimiento de tantos inocentes, llegó a mi corazón esta palabra y pienso que ni siquiera nosotros mismos, por decisión propia, nos podemos apartar del amor de Dios, pues el amor es suyo y siempre está ahí para amarnos, para acariciar nuestros dolores. Aunque muchas veces sentimos tanta impotencia frente a muchas situaciones de la vida y, ciertamente, no podemos hacer “nada”; pero experimentar esta impotencia para mí es bueno, es cuando vemos que no somos más que criaturas que necesitamos de Otro para sostenernos. Y ni siquiera esta impotencia nos aparta del amor de Dios.

Pensaba en tantas personas que dicen: “no pierdas el tiempo conmigo, yo no quiero saber nada de Dios”. Arreglan maletas y marchan hacia ninguna parte… Aun así, este buen Dios los sigue amando y le duele ver cómo nos destruimos buscando sin saber qué. Y es que a Dios nadie puede impedirle que ame infinitamente.

Arreglan maletas y marchan hacia ninguna parte…

El saberse amado de Dios es una experiencia única, cuando esto ocurre podemos decir: “En todo venzo por aquel que me ha amado”, porque entonces no me sentiré solo, siempre habrá un lugar al cual ir y Alguien esperándome allí; no me sentiré solo en la angustia, allí Dios me abraza como a su hijo muy amado; vencemos en la persecución, porque todo aquel que experimenta el amor de Dios, lo tiene que dar, no se puede quedar con él escondido, entonces es cuando somos perseguidos por su nombre y, aunque caigamos en las tentaciones, Él siempre nos sigue amando. Cristo no dejará de combatir por nosotros y con nosotros, pues su amor lo llevó a una cruz, y por amarnos resucitó y nos dejó su Espíritu Santo. ¿Puede haber mayor amor?

Si miramos a nuestro alrededor nos encontramos siempre con la creación.

Si miramos a nuestro alrededor nos encontramos siempre con la creación. Yo soy creación, no puedo vivir fuera de la creación, eso sería no existir. Y toda esta creación nos la ha regalado el Padre para que la disfrutemos, la cuidemos, y en ella nos ha dejado también su amor. Para huir de este amor tendríamos que no estar en la creación, no existir; pero si ya somos, es que seremos amados hasta el último de nuestros días y más allá, porque antes de ser creados ya fuimos amados por nuestro buen Dios. Entonces, ¿quién nos separará del amor de Dios?

Y si somos tan amados gratuitamente, ¿por qué no dejarnos amar por nuestro Padre?, ¿por qué no vivir en la conciencia de este amor? El amor siempre es bueno, si es verdadero amor. El Padre nos dio al Hijo, y éste murió en una Cruz y resucitó y nos ha dejado el Espíritu Santo… ¿No es suficiente prueba de un amor verdadero?

«¿Quién nos separará del amor de Cristo?

¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada?, como dice la Escritura: Por tu causa somos muertos todo el día; tratados como ovejas destinadas al matadero. Pero en todo esto salimos vencedores gracias a aquel que nos amó. Pues estoy seguro de que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro» (Rm 8, 35-39).

Yudis Isabel de la Santa Cruz

Talavera la Real (Badajoz)

3 comentarios

  • Cruz Marena Burgos

    Hola Yudis la paz
    Es hermoso y cierto todo lo q dices aquí más cuando se ha esperimentado este amor en sí mismo , sabiendo que ese amor de Dios que está en tí es el que te tiene allá dando la vida por el otro(Cristo) esto q has dicho me ayuda mucho .
    Te quiero un abrazo.

    • Yudis Doria Guerra

      Gracias Cruz Marena. Yo he visto este amor de Dios en ustedes. Siempre os llevo en el corazón.

  • Lucía Carmen de la Trinidad

    Realmente… ¿quién nos puede separar del Amor de Dios, del Amor de Jesús? Por más que le busquemos nosotros a Él, mucho más nos busca Él a cada uno de nosotros…
    ¡Gracias, Yudis! En ese Amor permanecemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *